Mónica Henríquez

Paciente

Llegué a la consulta en agosto del presente año, buscando alivio para el dolor de mis piernas, causado por la artritis. Llevaba un año usando bastones. Estaba tomando muchos remedios, algunos muy fuertes como el tramadol, que ya no me hacían efecto.

Llevé un alto de exámenes, sin embargo el doctor me solicitó que mejor le relatara mi vida desde niña, y algo de mi historia familiar. Posteriormente, él me aplicó la terapia neural, cerca de una hora, y en cuanto me bajé de la camilla, me dí cuenta de que estaba mejor, mi pierna derecha la tenía menos flectada y podía apoyarla, noté inmediatamente la mejoría, y al salir de la consulta ese mismo día pude estar un rato sin bastones.

Además de lo anterior, se me practicó un examen que realizan ahí mismo,el que detecta los desequilibrios del cuerpo; me recetó suplementos que necesitaba y un proceso de terapia ortomolecular.

Al día de hoy ya no uso bastones, no tomo tramadol y los dolores han disminuido bastante.

Pasé por muchos doctores tradicionales, pero ninguno me dió solución, sólo me llenaban de remedios que cada vez necesitaba más y estaba intoxicando mi cuerpo.

Ha sido un proceso que ha permitido la sanación de mi cuerpo y mente. A mis 63 años estoy recuperando mi vida y mi alegría de vivir. Me encuentro muy agradecida del equipo de la clínica Intersomos.

 

Volver