Elisa Zulueta

Paciente

 

Llegué a Etienne y llegué mal. Pero salí bien. Después de un tiempo de reseteo celular, de cambiar hábitos externos y de rigurosidad para conmigo, logré empezar a sentirme bien. Pasaron los años, y nuevamente estaba siendo víctima de momentos difíciles, entonces volví a la terapia neural, y fue salvador. Me empecé a sentir bien y no sólo eso, me empecé a sentir más fuerte.

 

Volver