El Otro Lado del Estrés

Por Etienne Claudet Danus

Actualmente cuando vamos a las estadísticas de las causas de fallecimiento de las personas, encontramos que la gran mayoría son debidas a enfermedades crónico-degenerativas, incluso en este momento con esta pandemia de Covid-19, vemos que las personas de mayor riesgo son las portadoras de algunas de estas patologías crónicas.

Y esto nos tiene que hacer ver que el estrés, no solamente es psicológico, sino también físico, inflamatorio, ambiental, social…etc. 

El estrés físico, por ejemplo, en deportistas de alto rendimiento o deportistas de deportes extremos, con el tiempo pasan la cuenta, sino cómo explicarse que grandes campeones en diferentes deportes cuando se retiran se nota un envejecimiento precoz.

Esto es producto del estrés inflamatorio, a causa de la alimentación que estamos teniendo, y en medicina se habla ya de Inflamación Mínima Persistente o Inflamación Silenciosa.

En cualquier caso, el estrés hay que verlo como multifactorial. 

Cada vez se está entendiendo más esto de que el organismo funciona en red, y no por sistemas separados. En esta lógica existe una red del estrés.

Cada vez que el sistema nervioso detecta señales de estrés se activan ejes endocrinológicos (cascadas de diferentes hormonas). No enfocaremos en el Cortisol, sólo como ejemplo.

El cortisol es una hormona que secreta nuestro organismo en la mañana para prepararnos el día a día. Es una hormona beneficiosa ya que permite reparar tejidos. Para hacer una analogía: la cortisona es un medicamento efectivo para solucionar problemas agudos, pero cuando se usa de manera crónica es inmunosupresora. Todo depende del uso que se le de. La cortisona puede ser como un cuchillo, así como sirve para  colocarle mantequilla al pan también sirve para cortarse las venas. Entonces ante situaciones de estrés, que como dijimos son multifactoriales, se produce un exceso de producción y permanencia del cortisol que empieza a deprimir el sistema inmune y altera los procesos de cicatrización.

Produciendo lo que en medicina se llama un hipercortisolismo que con el tiempo lleva a un agotamiento de las glándulas suprarrenales. 

Este exceso cortisol, produce por ende una exposición crónica al cortisol. No solamente este esta circulando en sangre si no que también se va depositando en

tejidos comprometidos. Se habla ya de estrés tisular.

Ante esta sobre exposición al cortisol con mayor razón, debemos tener los mecanismos de poder eliminarlos. Y existen tres órganos claves en la desintoxicación del cortisol: hígado, tiroides y páncreas.

HIGADO: el hígado es la central de desintoxicación.

Cualquier toxina endógena o exógena pasa por hígado para que este en dos fases la desactive. 

La fase 1, de transformar en sustancia no tóxica. 

La fase 2, de eliminación.

En ese sentido, el hígado posee enzimas para desintoxicar el cortisol y que este pueda ser eliminado por orina. El problema que se está viendo es que tenemos un hígado en la actualidad sobrecargado a causa del exceso de tóxicos medio ambientales que estamos ingiriendo.

Esto trae aparejado varios problemas y queremos destacar tres. Hay una sobrecarga de cortisol. El hígado también esta involucrado en el metabolismo de la histidina, que es el precursor de la histamina. Histamina que juega un rol importante en procesos inflamatorios y de alergia. El hígado es encargado de procesar el amonio proveniente de la digestión de proteínas, el amonio es altamente neurotóxico. 

Entonces nada mas que con estos tres parámetros tenemos una sobrecarga de cortisol, histamina y amonio. Histamina y amonio producen irritación cerebral y Neuro degeneración.

Inclusive se ha visto que el exceso de histamina en el cerebro favorece problemas de adicción y Neuro-Degeneración.

Por eso, para nosotros es fundamental, cualquiera sea la patología, en paralelo ayudar con la desintoxicación hepática. Cuando las pruebas hepáticas en los exámenes de sangre salen alteradas, ya estamos llegando tarde. Y es impresionante como el hígado graso se ha transformado en una epidemia sin llamar mayormente la atención. 

TIROIDES: otra de las epidemias que estamos viendo, son los hipotiroidismos subclínicos: cuantas personas no están tomando hormonas tiroideas, solo por un diagnostico de hipotiroidismo subclínico que se caracteriza por TSH alta, T3 y T4 normales. El problema acá reside en que ante altas concentraciones de cortisol este interfiere en la transformación de T4 a T3 que es la hormona activa, y produce la llamada T3 REVERSA que es inactiva. En Europa y USA, ya se pide en laboratorio distinguir entre T3 y T3 Reversa. Ya que eso nos permite trabajar con el origen de este hipotiroidismo y no tapando el síntoma. 

PANCREAS: nuestro estilo de vida actual, con excesos de hidratos de carbono producen un exceso de azúcar en sangre, a lo que el organismo responde con secreciones altas de insulina, lo que produce los picos hipoglucémicos. El organismo ante esta falta aparente de azúcar entra en estrés con la consiguiente producción de cortisol. Sobrecargando aun mas el organismo con cortisol. Y auto alimentando la sobrecarga y daño por hipercortisolismo. 

Fecha de publicación: 2 de Junio 2020


Etienne Claudet Danus
Fundador y Director Clínica. Médico cirujano.